Un paseo de camino al 2015

Por: Alberto Martín y David Martín ¡Bienvenidos a este 2015! Desde luego, os deseamos lo mejor para este nuevo año que empieza. Pero no nos vamos a quedar simplemente en buenos deseos: queremos compartir con todos vosotros aquellas obras que nos han deslumbrado el pasado año. Pero os avisamos de que no incluiremos lo mejor del 2014 en esta selección porque no conocemos todo lo que ha dado de sí este año. Por ello, no nos ceñiremos a las novedades que encontraríamos en los estantes de librerías, en las carteleras de cine…; es más, mientras se propone el consumo desmesurado a una sociedad vapuleada y con las cuentas cubiertas de remiendos y parches, sugerimos obras que en general pueden encontrarse en librerías de viejo, en bibliotecas públicas y en mercadillos: así el bolsillo puede recuperarse en esta cuesta de enero. No queremos crear una lista con el objetivo de ofrecer objetos de consumo, un muestrario de obras que adquirir con afán consumista: Erich Fromm ya nos dio las pautas a seguir cuando evidenció que el lema tan en boga de “soy lo que tengo” debe invertirse o reorientarse hacia “soy lo que estoy siendo” o “soy lo que hago”.No nos importan los más vendidos ni endosamos recomendación según la editorial, nuestro único criterio es el de la valoración personal pues, para bien y para mal, viajamos solos. Pero viajamos bien acompañados por todos vosotros, sin rumbo fijo pero con el objetivo de descubrir nuevas rutas. Acompañadnos. Tres visiones de la edición literaria Capitán Swing ha apostado por una línea de reivindicación, de compromiso que no ha dejado a nadie indiferente, a muchos boquiabierto y a algunos, indignados. Ha editado libros que han supuesto un revulsivo en unas aguas demasiado apaciguadas, ha entendido que nuestro tiempo exige dialéctica y compromiso. El precariado, Chavs, Hípster, Feminismo para principiantes… son algunos de los títulos que cambian nuestra óptica de nuestro entorno: los chonis son la deslegitimación de la clase obrera, la cultura hípster refuerza los patrones capitalistas, regresa el proletariado bajo el nombre de precariado… Por otro lado, la labor de encuadernación de Nórdica libros, las ilustraciones, la selección nos recuerdan que hay vida más allá del último megabestseller y que el editor es una figura que los lectores siempre necesitaremos. De Impedimenta se pueden decir muchas cosas buenas, entre ellas hay que ensalzar el buen hacer en la edición tanto de clásicos incontestables como de recuperación de clásicos modernos más o menos reconocidos (no hay que perderse, por nada, Los políglotas), pero también en libros ilustrados (El viaje de Shackleton es maravilloso) y cómics (la gran revelación que ha sido Enciclopedia de la Tierra Temprana). Un grandísimo trabajo de edición que no debemos dejar de admirar: cada libro es una pequeña gran joya. Editoriales.001 Recorrido literario Ya hemos visto nuestras tres artesanas preferidas en el mundo bibliófilo, ahora veamos qué nos han deparado las obras literarias que hemos recorrido con gusto este pasado año. Para empezar, nada como la contundencia de los duros puñetazos de la narrativa de Jim Thompson, un maestro en la creación de personajes horripilantes que nos atraen como el más terrorífico abismo, una visión de los más oscuro del ser humano, con una prosa brillante y frenética. También cínica, pero más comedida, aunque no por ello menos hiriente, es la genial Jane Austen en su La abadía de Northanger: una crítica a la sociedad de finales del siglo XVIII, divertida y crítica a partes iguales, una bofetada de las que incitan a un duelo con pistolas. Pero suavicemos un poco el escenario, no hay que perderse la edición ilustrada de aquel Peter Pan inspirado de J.M Barrie: el despertar de ese largo sueño que es la infancia desde los ojos de un adulto. Por supuesto, tampoco podemos olvidarnos de uno de los escritores más originales e inventivos: George Saunders y su Diez de diciembre; una recopilación de relatos breves, un perfecto muestrario de la variedad de registros que domina este gran narrador estadounidense para los que deseen experimentar con la lectura y degustar nuevas sensaciones. Y, por supuesto, no nos olvidemos del género lírico con los versos y la prosa de un libro capital en nuestra cultura: Azul de Rubén Darío. En el año en el que hemos celebrado el centenario de Julio Cortázar, no hemos podido dejar de leer sus Clases de literatura, en las que repasa elementos característicos de su narrativa: lo lúdico, la música, lo fantástico desde un tono cordial y diáfano. Y nos ha cautivado, y mucho, la lectura de La utilidad de lo inútil, un canto, necesario en estos tiempos, al conocimiento humanístico y una crítica a la dictadura del utilitarismo. Por último, pero no por ello menos importante, dos cómics que nos han dejado maravillados: por un lado, Locke & Key, una obra que desborda imaginación y precisión milimétrica a la hora de construir un guión complejo pero perfectamente hilvanado: todo centrado en una serie de llaves que no abrirán puertas pero sí experiencias y mundos desconocidos y que guardan un oscuro secreto; por otro lado, La enciclopedia de la Tierra Temprana, un cuento dentro de un cuento que a su vez narra otros cuentos… una plasmación del arte de narrar, una visión de cómo construimos las grandes narraciones sobre el origen del mundo, de los seres humanos y de cómo damos sentido al mundo que nos rodea. Literatura.001 (Re)Visiones fílmicas Revisando los estrenos de este año nos hemos dado cuenta de que a Magical Girl le va como anillo al dedo el adjetivo desacomplejada. Nos sorprende una trama esférica, la mirada de la niña cupcake, la voz de un Sacristán en un papel nada habitual en él. Tras su debut en la casi desconocida Diamond Flash, Vermut nos ha regalado cine más allá de cualquier género, una cruda visión de la condición humana en sus peores bajezas: codicia, chantaje, lujuria, crueldad…Y no nos olvidamos de la otra gran revelación española de la temporada La isla mínima: técnica impecable, actores soberbios, desmitificación de la Transición, guiños a Memories of murder, una fotografía que ya en su inicio podría ser modelo de estudio en la universidad. Y, no podía faltar, Boyhood, una obra luminosa y delicadamente compleja, un retrato de los años que componen la infancia y la juventud, del paso del tiempo y de las huellas que deja y, también, que va borrando: en definitiva, la filmación del tiempo. Y más allá, redescubrimos Candilejas y Monsieur Verdoux de Charles Chaplin, La piel dura de Truffaut y reivindicamos Attack the Block, que podría ser complementaria a Chavs: reivindicación de ese mundo que muchos tildan de marginal y cañí, camuflando su clasismo y evidente racismo. Ah, no se nos podía olvidar recomendar un documental: Pensando en los demás, una emotiva obra en la que seguimos, durante un año, los pasos de Toshiro Kanamori, un profesor de primaria en Japón, y de su clase. Un precioso recordatorio de la importancia de ayudarnos los unos a los otros ante una sociedad que promueve el individualismo. Pelícukas.001 Vayamos en serie En todas las quinielas aparecen merecidas ganadoras como Juego de Tronos, True Detective, Hijos de la Anarquía… Pero a nosotros nos ha robado el corazón Hannibal: perturbadora hija de Lynch y Kubrick, decorada con escenas que alimentan nuestras pesadillas y algo inquietante: nuestro apetito. Jugamos en el universo de Lecter el caníbal, mucho antes de Clarice y su segunda temporada ha resultado ser uno de los impactos de este gran año para teleadictos. Y, claro está, Fargo, esa obra de calibrado guión, con unos personajes hilarantemente peligrosos y una ambientación gélida como su humor: una manera de reivindicar y, a la vez, hacernos olvidar la obra original de los Coen. Si todos los remakes se hicieran así, no nos importarían la ausencia de obras originales. ¿Mini-series? Sí, por supuesto: no dejéis de ver Inside Men, una obra dura y sin concesiones que narra cómo las precarias condiciones sociales, laborales y económicas de tres hombres les lleva a planear el atraco… a la empresa en la que trabajan. Cuatro capítulos que fijan la mirada en la crisis social y de valores que llevamos sufriendo estos últimos años. Series.001 Miscelánea Y por último, nos permitiréis que fijemos por unos minutos la vista en los medios periodísticos, tanto impreso como digital, para recomendaros la sátira de Mongolia (y de paso, recomendamos Papel mojado que levantó muchas ampollas), Orgullo y satisfacción (tras la censura que sufrió el jueves por una portada), La marea, Diagonal… A falta de Ajoblanco o El Papus, tenemos una oleada alejada del periodismo ramplón de los grandes medios, que han agudizado una crisis sistémica del mundo cultural. También queremos detenernos en esas bitácoras que navegan por la red y nos deparan horas y horas de entretenimiento y conocimientos, que la prensa y la televisión oscurecen porque se saltan todo control, pero poseen gran audiencia y es de recibo reseñarlas: el mundo del podcasting. Destacamos La órbita de Endor, Carne cruda, Fuera de series y La biblioteca de Trántor. Ah, y una última recomendación: Filmin. en estos días empiezan a cerrarse muchas páginas de descarga ilegal, la indignación clama, la cultura gratis parece extinguirse y mientras algunos reprochan los altos precios del cine, aparecen alternativas. Filmin ofrece un amplio catálogo de documentales, de cine independiente y de clásicos. Se nota el amor por el cine en su blog, en su cuidada selección, alejada del cine más palomitero y blockbuster. Es aquel videoclub que muchos de nosotros ya no encontramos en nuestro barrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s