LA EMIGRACIÓN: ENTREVISTA A MARIBEL RAMS

“Mas con todo yo quiero, y es ansia de todos mis días, el llegar a mi casa y gozar de la luz del regreso. Si algún dios me acosare de nuevo en las olas vinosas, lo sabré soportar; sufridora es el alma que llevo en mi entraña; mil penas y esfuerzos dejé ya arrostrados en la guerra y el mar…” La Odisea, Canto V, v. 219-223

En este año 2014, la directora Iciar Bollaín ha estrenado con escaso eco el documental En tierra extraña que recoge los testimonios de un conjunto de emigrados y emigradas españolas en Edimburgo. Con un compromiso firme con la realidad, en especial con los más desfavorecidos, nos muestra el desarraigo, la esperanza, la indignación de personas forzadas a buscar una oportunidad, lejos de un país paralizado e incapaz de ofrecer a licenciados, ingenieros, trabajadores en conjunto otra salida mejor que una maleta.

Bollaín ha demostrado una visión del cine como instrumento no sólo narrativo, sino pedagógico,  responsable que sirva para denunciar y visibilizar a través del arte los conflictos laborales y familiares de la mujer (Mataharis), la violencia de género (Te doy mis ojos), la destrucción de los indígenas (También la lluvia),… En la línea de Ken Loach, Iciar Bollaín se vincula a un reducido grupo de cineastas comprometidos, siempre en lucha con las distribuidoras, que tendrían a Javier Bardem y Berlanga como principales referentes. En esta ocasión, Bollaín abandona la ficción para colocar una cámara y registrar las impresiones, muchas veces dolorosas, de estos emigrantes que se unieron bajo el proyecto “Ni callados ni perdidos”.

Foto de Maribel

Foto cedida por Maribel Rams

La han llamado generación perdida, pero sucede más bien que es el país el que está perdido. Un país que se parece a un guante impar y tirado, perdido sin la juventud, la formación, la fuerza de adaptación de 700.000 personas, según cifras del CSIC, capaces de aceptar una nueva realidad donde ya no son ni propietarios, ni dueños de un gran y rico país, sino supervivientes, luchadores. A ambos lado, nos falta algo: euros o familia, sueldo o identidad, síndrome de Ulises o Cáritas. Peregrinamos aquí al INEM en busca de sueldos bajos, de escasos derechos laborales; deambulan ellos en el extranjero con la misma frustración, idéntica impotencia, sin elección en muchos casos.

Podrá el tiempo demostrar algo positivo de este destrozo colectivo. Por el momento, muchos lamentamos esta diáspora mientras algunos políticos maquillan o fingen extraños espejismos de ilusión emprendedora. ¿Qué pensarán de la ocurrencia vertida por González Pons cuando aseguraba que viajar a Europa es continuar en nuestro país? ¿Recordarán el exabrupto de una Consejera cuando transformaba una diáspora de jóvenes en un alegre impulso aventurero? ¿A través de su nueva ventana al país, Skype, qué retrato les llega?

A raíz de En tierra extraña, nos urgía el deseo de comprender mejor este fenómeno, pero nos parecía una inmoralidad hablar por ellos, usurpar su voz, suplantar su testimonio con una reflexión que sería, sin duda, incompleta y muy inexacta. Nuestra palabra debía ser, en cualquier caso, un interrogante y no una bienintencionada identificación, el género de la entrevista resolvía nuestra necesidad de comprender e impedir arrojar datos y lugares comunes.

Agradecemos a Maribel Rams que aceptara el interrogatorio. Nacida en Tarragona y licenciada en Filología Hispánica y Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Barcelona, además de un máster en Construcción y Representación de Identidades Culturales, se vio obligada a trasladarse a Umass, Massachusets, para concluir el doctorado con la ayuda de una beca de Teacher Assistant. La precariedad económica y la crisis forzaron su marcha, y en su condición de emigrada respondió con gentileza y generosidad a nuestras preguntas. Le estamos profundamente agradecidos. A ella, como a tantos más, la esperamos.

A raíz de tu encuentro con otra cultura, tu inmersión en otras costumbres, ¿la percepción de tu país ha cambiado? Y en la pregunta incluyo los aspectos positivos o negativos.

Sí, claro, vivir fuera me ha hecho magnificar los aspectos positivos y negativos de mi país, por el contraste o por la distancia. Por ejemplo, me doy más cuenta de algunos comentarios provincianos, simplistas sobre otras culturas, o cuando vuelvo parezco una turista, como si lo viera todo por primera vez, me fascinan las calles, las tiendas, la naturaleza, el comportamiento de la gente…

¿De todas las etiquetas que pretenden definir tu condición actual, cuál se ajusta mejor a ti: emigrante, transterrada, desplazada, expatriada o “joven con espíritu aventurero” según afirmó la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral?

Emigrante por razones económicas. Me comparo con los emigrantes españoles de los años 60 y 70 que iban a trabajar en países europeos, solo que los modos de producción y la estructura socio-económica han cambiado. Lo de joven con espíritu aventurero me irrita bastante, creo que se ha utilizado esta etiqueta que engloba a todos los que buscan oportunidades fuera de España con el objetivo de despolitizar el asunto.

Entre la nostalgia de un Ramón Gómez de la Serna hacia su tierra de origen y la aparente integración de Pedro Salinas en la tierra de acogida, ejemplos un tanto “exagerados” del emigrado, ¿dónde te situarías en estos momentos?

Siento nostalgia por mi tierra y por mi gente cada vez que tengo contacto con alguien de mi familia o un amigo, cuando leo algo, escucho música… no me libro de la nostalgia. Me da pena ver cómo voy perdiendo el contacto con la gente de mi país, es inevitable supongo.

Si ponemos el foco en la singularidad de Estados Unidos, país del self-made y el mestizaje, ¿puedes describir cómo ha sido tu integración?

A mí me cuesta mucho integrarme, llegué ya con 30 años y mi inglés es aceptable pero no cercano al de un nativo. Lo más cómodo para mí es relacionarme con personas de mi país o que hablan español. También he tenido más facilidad para tener amistades de otros países que han venido aquí a estudiar un doctorado y a trabajar como yo. No me considero una self-made woman ni mucho menos. El mundo académico aquí es muy competitivo, trabajar muchísimo no me garantiza tener más posibilidades de ascenso y no sé qué voy a estar haciendo el año que viene. Además como emigrante necesito un visado para poder trabajar aquí, es todo muy complejo y lo del self-made es un espejismo.

Foto de Maribel

Foto cedida por Maribel Rams

¿Con qué dificultades te has encontrado en tu día  a día como mujer emigrada e incido en la condición de mujer?

En el ámbito donde yo me muevo se insiste mucho en la igualdad y en los derechos de las mujeres y de las minorías. Hay centros de ayuda específica para las mujeres, y para mujeres inmigrantes. Creo que en Massachusetts están muy concienciados con este tema. En mi día a día, en general la gente es amable conmigo cuando ven que no soy estadounidense. Nunca he vivido en primera persona casos de discriminación de género en Estados Unidos. Creo que las mujeres inmigrantes pertenecientes a minorías étnicas con un estatus socioeconómico y educativo más bajo, son las que están en una situación de riesgo, más que las europeas, blancas, de clase media…

¿Te sientes parte o representante de esa generación sobradamente preparada que se ha buscado la vida en el extranjero?

Sí. Mientras los emigrantes españoles de los años 60-70 eran trabajadores no cualificados, la mayoría de nosotros tenemos estudios universitarios. Para mí la crisis empezó un poco antes de que se hablara tanto de ella y me fui de Barcelona el 2010. Antes había trabajado de teleoperadora, traductora, dependienta, camarera, profesora de español, de catalán, etc. Todos trabajos precarios, con contratos temporales. Por ejemplo, mantener un puesto como profesora en una academia dependía de la afluencia de estudiantes, que muchas veces son turistas y van a Barcelona durante la temporada alta. Con todo esto tenía que pagarme la manutención y el alquiler cada mes. Veía muy difícil poder estudiar un doctorado, tampoco encontraba un trabajo estable como profesora, que era mi ilusión. En fin, me vi empujada a buscarme la vida en el extranjero.

Después de mi primer curso académico en Estados Unidos volví a Barcelona y me encontré con el 15M. Me sentí muy identificada con el movimiento y sus reivindicaciones, me considero de la generación del 15M, si existe tal cosa. De hecho una de las mareas ciudadanas que surgieron es la granate, una red de emigrantes conscientes de las causas políticas y económicas que nos fuerzan a emigrar.

¿Crees que la búsqueda de trabajo en el extranjero puede o debe ser una solución a la crisis actual en el desempleo, sobre todo juvenil, en España?

Creo que es la única solución para muchos/as pero no debería ser así. La emigración de la población con edad para trabajar es nefasta para el país, se van los que podrían sostener el estado del bienestar si tuvieran la oportunidad. Que se nos expulse también tiene consecuencias lamentables a nivel social y personal.

¿Observas alguna distorsión o error en la apreciación que hacen los medios o la gente de este país sobre vuestras circunstancias?

Sí. Creo que las declaraciones que aparecen en los medios de comunicación del tipo “jóvenes con espíritu aventurero” o que adquirir experiencia en el extranjero es muy positivo para nuestro futuro, etc., calan mucho en la sociedad. Yo he escuchado que los que nos buscamos la vida fuera no tenemos derecho a quejarnos porque somos unos privilegiados. Creo que hace falta mucha pedagogía para que la sociedad española tenga una actitud crítica ante los discursos que niegan nuestra problemática.

Aunque entremos en el terreno de la especulación, ¿qué factores han contribuido a tu juicio a engendrar esta situación insólita de emigración o diáspora?

Bueno, lo que comentaba antes del paro y la precariedad laboral que yo misma he vivido. La falta de empleo o los trabajos temporales, de pocas horas laborales y baja remuneración, son consecuencia de las políticas económicas para beneficiar a unos y no a otros. Creo que con nosotros ha sucedido un poco como con los desahuciados, nos hicieron creer que nuestras condiciones laborales era un problema individual y nos hicieron sentir culpabilidad por ello hasta que nos organizamos.

Desde una perspectiva más cultural, ¿qué elementos de nuestra cultura, especialmente en literatura, conocen o mejor dicho, se publicitan más? ¿Tienen una visión exótica, “different” (de sangría y toro), auspiciada por el franquismo y ciertos sectores de nuestra sociedad, o por el contrario perciben el país como integrante de Europa?

En Estados Unidos tienen más conocimiento de la cultura de los países sudamericanos que la española. En el ámbito académico, el que yo mejor conozco, hay norteamericanos que han escrito trabajos críticos sobre la literatura y el cine español extraordinarios y muy reveladores. En cuanto a mis estudiantes, los que nunca han visitado España quizás tienen esta visión exotizada del país y sus costumbres. Pero hay de todo. Un día entré en clase y estaban comentando lo mal que se gestionó el caso de ébola, me di cuenta de que eso les hacía percibir España como un país atrasado y de poca confianza.

Desde el exterior, ¿qué te llama la atención de lo que está sucediendo aquí?

Sinceramente, lo que más me llama la atención es que a pesar del aumento de injusticia y desigualdad social, las encuestas todavía den como ganadores de las elecciones a los que nos han llevado a esta situación.

Por último, te pedimos que nos recomiende cine, literatura, ensayos… que por aquí nos puedan ser poco o nada conocidos.

Pues no tengo tiempo para leer libros y ver películas de aquí. Como hago mi doctorado en cine y literatura española, cuando no estudio pues me apetece más desconectar y ver alguna serie. Yo veo “How I met your mother”, “Late Show with David Letterman”. Me gusta el cine independiente y de libros uno que recomiendo es Richard Yates de Tao Lin. También me gustan Margaret Atwood y Don DeLillo.

Sillas

Foto cedida por Maribel Rams

Anuncios

Una respuesta a “LA EMIGRACIÓN: ENTREVISTA A MARIBEL RAMS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s